De cuádrigas, dioses y héroes

Van cayendo partidillas. A cuentagotas, cierto, pero bueno, mejor eso que nada.
No hace mucho tuve sesión lúdica y pudimos sacar a mesa 5 jueguecillos (4 de ellos de cartas).
Veámoslo...


Chariot Race 
(partida a 5 jugadores, con Carlos R., Carlos P., Juárez y Sergio)
Uno de los juegos de la hornada Essen16 al que más interés le tenía. A servidor le gustan y mucho los juegos de carreras, y además en concreto soy un amante de otro juego de carreras con temática de cuádrigas romanas (hablo de mi queridísimo Ave Caesar).
Ah, el juego también es de autor reputado, el sr. Matt Leacock.
¿Imagináis ya la ansia viva que tenía por estrenarlo/jugarlo?
El juego nos plantea una carrera a 2 vueltas. Cada jugador maneja un tablerillo personal que representa su cuádriga, con 3 valores que tener en cuenta, y que marcan tu turno: nivel de daños de la cuádriga, velocidad punta, y puntos de fortuna.
En tu turno lanzas un nº de dados (que depende de qué velocidad lleves), y gestionas los resultados para correr más, frenar, o incluso atizarle a rivales que tengas cerca.
¿Impresiones? para empezar, cada turno se me hacía muy largo. También decir que lo jugamos en un ambiente de jolgorio y risas totales, y algunos resolviendo sus dados en su turno pecaban de pachorra (sí, puede que servidor también xD). La duración del juego es, sobre la teoría, de 30-40 min. Yo no cronometré la partida, pero sé de sobra que los 60 min los pasamos, y puede que también los 80. No sé. ¿Lo jugaríamos demasiado lento? Desde entonces ando con curiosidad, pensando en si en una 2ª partida la cosa iría más fluida.
Así que mi veredicto viene a ser un ... psé. No me disgustó, pero esperaba más la verdad. Creo que con una 2ª partida mejoraría algunos puntitos. También sé que peras al olmo no se le pueden pedir, y que a un juego que promete ser de 30-40 min no se le puede exigir que tenga el azar totalmente controlado.


El Portal de Molthar
(de nuevo a 5 jugadores; los mismos de antes...)
Este pequeño juego de cartas fue la sorpresa de la noche para el grupo. De nuevo las expectativas hacen lo suyo. Y es que cuando salió este juego lo tuve en las manos, ojeando sus cartas, y me horrorizaron los nefastos y abundantes símbolos que hay. De suspenso total. Y claro, desde entonces la idea de probar el juego se me desvaneció.
La otra noche la providencia (o Carlos P.  xD) me puso el juego por delante y nos sorprendió a todos. El "Molthar" se trata de un set-collection en el que vas cumpliendo objetivos. A medida que los cumples, vas desbloqueando beneficios y mejoras de acciones, y todo ello para ser el primero en llegar a 12 puntos, momento en el que se cierra la partida y quien más puntos tenga gana.
Debo decir que el juego es bastante solitario. De hecho puedes estar en el turno de otros jugadores haciendo otras cosillas (como fue mi caso xD). Puede que te pierdas qué carta(s) han cogido, pero tranqui, que lo más normal es que no te vaya la vida en ello.
Lo de ser solitario al juego, en esta ocasión y en mi opinión, no le resta, sobretodo porque tu turno es muy dinámico. Puedes realizar 3 acciones de entre 4 que hay disponibles. Las decides en pocos segundos. Y se juega la verdad al puro oportunismo. Por eso decía que es solitario. No te romperás la cabeza en turnos de otros jugadores porque hasta que te llegue el turno, y veas qué hay sobre la mesa, no podrás decidir un carajo.
Nos convenció a los cinco que lo jugábamos. Y mira que en la explicación y viendo los iconos de las cartas las caras iniciales no eran de satisfacción. Pocos minutos después estábamos buscando como locos esas cartitas necesarias para completar objetivos.

Mucho han comparado a este juego con el Splendor. Decían de hecho que parecía un "Splendor de cartas", y debo decir que... comparto la opinión. Mecánicamente son diferentes, pero la sensación en plena partida, sobre a qué se juega, recuerda mucho: en ambos se cierra la partida al llegar a 12 puntos, y sobretodo, en ambos el mecanismo principal del juego es el mismo. En Splendor coges fichas (sí, esas de poker que molan tanto) con las que pagar y cumplir objetivos. Cuando cumplas varios de estos recibirás "recompensas". En Molthar coges cartas (en lugar de fichas de poker), y es también con estas cartas con las que cumples objetivos que te harán tener optimizaciones. Así que sí, son juegos estrechamente emparentados.
No dábamos un duro por él y nos calló la boca. Ay! expectativas! cómo son! xD

Y hablando de juegos "emparentados", el siguiente es otro de esos con un pariente muy muy cercano...


Olympians War
(de nuevo a 5 jugadores; los mismos de antes...)
Juego de cartas con temática de mitología griega, y que gana aquél jugador que baja a la mesa (a su zona personal) 4 dioses, de los 5 que hay.
A medida que vas bajando cartas, también podrás atacar a los dioses de otros jugadores, o defenderte de ellos.
También hay una especie de descarte personal, los Campos Elíseos, que se va llenando poco a poco y con el que obtener recompensas.
Antes decía que este juego está emparentado íntimamente con otro. Y no es que lo crea yo, creo que casi un ciego podría verlo. El otro juego en cuestión es el Virus!
Vamos, de hecho en la explicación nos lo compararon todo el rato, y lo entiendo, así era más fácil entender ciertos conceptos: "en Virus! ganas al bajar 4 órganos. Aquí igual, pero en vez de órganos vitales son Dioses. Y cada Dios tiene una protección, un templo que le juegas encima para protegerlo de ataques, mientras que en el Virus! son vacunas..."
Exactamente iguales no, obviamente. En Olympians han introducido lo de los Campos, pero la verdad que no me convenció su utilidad. Y también hay algunas cartas más de efectos alocados (en Virus! sólo había 4 o 5 creo recordar).
¿Veredicto? la decepción de la noche. No nos convenció a nadie. El problema del juego no está en el juego en sí, sino en que en nuestro grupo el Virus! gustó mucho, y le hemos echado tropecientas partidas ya, muchas veces encadenadas una tras otra. Y Olympians War se le parece tantísimo que sé que nosotros en particular sacaríamos a mesa Virus! antes que éste. Nos parece más redondo. Más simplificado, más directo y más honesto.
Ojo a lo que he subrayado. Puede que te guste el Virus! y lo hayas jugado deseando que el juego tuviese una vuelta de tuerca... pues quizás Olympians sea tu juego. O puede que primero hayas probado Olympians, y después cuando juegues Virus! digas aquéllo de que te quedas con el primero que probaste. Quien sabe.

Por cierto, antes de que alguien me diga "tal juego copió al otro", deciros que... a mí esa cuestión me da igual. De hecho desconozco qué juego salió antes. Yo valoro la experiencia lúdica, y cómo/cuánto cuajó en mi grupo lúdico.


El Séptimo Héroe
(2 partidas, una a 5 jugadores con los mismos de antes, y después otra a 4, tras la marcha de Carlos R.)
Otro juego de cartas, 77 en total si recuerdo bien.
El juego tiene una temática fantástica-medieval. Se supone que hay un villano, un megamalvado que quiere sembrar el caos y patatín patatán, pero hay una profecía de 7 aventureros que le plantarán cara y le vencerán. Sí, precioso ¿verdad?
El objetivo del juego es tener bajados a tu zona personal 6 héroes (se supone que el 7º héroe eres tú! ohh, esto sí que es bonito!!). Bajando 6 héroes ganas inmediatamente. También se puede acabar la partida porque el mazo de robo se agote (y esto no tarda en pasar). En ese caso gana quien más héroes haya bajado, y en caso de empate gana aquél jugador que menos héroes descartados tenga (cada jugador tiene una pila personal de "héroes fallidos" xD).
El juego es de esos que catalogas al estilo de "vaya tontá de juego, pero vaya tontá tan entretenida". De hecho os aseguro que fue el 2º triunfador de la noche (por detrás del Molthar).
La gracia del juego está en su mecánica principal, la de pasar cartas, que proporciona risas y troleo a la par.
A un jugador se le nombra Jugador Activo. Éste roba una carta del mazo de robo, en el centro de la mesa, y desvela una Aventura (de 7 diferentes que hay). A esa aventura ha de enviar un héroe de los que tenga en su mano, y que cumpla con el requisito de la aventura. Estos requisitos pueden ser por ej "que sea un número par, que sea un nº entre el 3 y el 5, etc".
¿Por dónde iba? ah sí, el jugador activo coge de su mano un héroe que cumpla ese requisito (que por cierto, sólo hay 7 héroes diferentes, numerados del 1 al 7),y lo pasa bocabajo sin ser visto al jugador de su izquierda. Éste decide si reclutarlo (sí, sin verlo, pero sospechando de cuál se puede tratar) o pasarlo al jugador de su izquierda. Y así sucesivamente hasta que alguien ficha al héroe. Para ello debe darle la vuelta a la carta , y aquí viene lo bueno... si la carta es de un héroe que NO tenías en tu zona personal cojonudo. Te lo quedas y ya te queda 1 menos para llegar a 6. Pero si el héroe que fichas es igual a otro que ya tuvieras en tu zona... descartas a los 2 xDD. Es decir, haces el pringui y pierdes 1 héroe que ya tenías.
¿Imagináis ya el troleo? xD
Incluso puede que nadie quiera fichar al héroe bocabajo, y que vuelva al jugador activo, que lo tiene que fichar sí o sí. Igual esto le perjudica, o se hace un autopase del copón! xD

¿Veredicto? un juego muy divertido. Es rápido, con decisiones muy sencillas pero de jugártela constantemente. En plena partida recuerda a juegos comos Love Letter. Mecánicamente no tiene nada que ver, pero es de esos juegos que estás jugando y mirando el display de los otros jugadores para ver qué se han bajado ya, y hacer tus deducciones expréss. Además, en Love Letter había 8 personajes y en El Séptimo Héroe hay 7, cada uno por cierto con su habilidad especial. Pero más allá de estas semejanzas ya digo que el juego trata de otra cosa. El faroleo es mucho mayor por ejemplo en El Séptimo, aunque el azar diría que va a la par en ambos.

De despedida os dejo imagen de otro juego que jugamos fugazmente mientras esperábamos la comida. Mira que es simple pero cómo te ríes con el jodío! xD


Saludos jugones!

P.D: en pocos dias el blog está de aniversario!  :)

3 comentarios:

  • M.Morales | 24 de noviembre de 2016, 0:21

    Qué bueno el super rhino, me encanta, el otro día lo jugamos y agotamos las cartas, catorce plantas nos salieron; el edificio se cayó debido a la corriente de aire, jajaja.

    Un saludo.

  • Neiban | 24 de noviembre de 2016, 22:40

    14 plantas! qué barbaridad! nosotros jugándolo no hemos llegado ni a 12. Pero normal, lo jugamos entre risas y con demasiado cachondeo, y para llegar a las 14 creo yo que hay que tener más concentración xDD
    Saludos y gracias por pasarte ;)

  • pinchazumos | 26 de noviembre de 2016, 23:49

    Jaja yo también tenía fichado el de las cuádrigas, para un juego de carreras que sale barato (y que el Ave Cesar está desaparecido también...) pero vista la acogida tan fría, habrá que buscar en otro. Enhorabuena por el cumple del blog, hay que ver lo que cundes jajaja!

Publicar un comentario en la entrada