Balance Jueguil 2011

Pues otro año más que termina, pero éste con una curiosa novedad, y es que al empezar 2011 me propuse anotar cada partida que jugase, y así he estado todo el año, anotando fechas de partidas, juegos, lugares de sesiones, y más datos como si el juego era novedad para mí o no. La verdad que creí que no rellenaría el archivo durante todo el año, pero después llevarlo al día no ha supuesto tanto trabajo, y recuerdo que ya a mitad de año podía ver resultados interesantes.

¿Qué dicen los datos? Pues que en 2011 he echao 281 partidas. Sé que no es un dato abrumador, de hecho conozco a unos cuantos jugones que fijo me doblan, pero así sumadas me siguen impresionando, jajaja.

He tenido el placer de probar 59 juegos nuevos (entiéndase que los haya jugado por primera vez, no que sean novedad de este año o anterior). Muchos me han dejado un inmejorable sabor de boca. Otros se han convertido en joyitas que sé que jamás abandonarán mi colección, colándose incluso en mi top 5 jueguil.
Nombrar los 59 sería un pasote, así que os pongo aquellos que más me calaron: (en orden de descubrimiento)
Fresco, Alhambra, Rheinlander, St. Petesburg, Domaine, S.Marco, El Grande, Water Lily, Heimlich & Co, Can´t Stop!, Génesis, No gracias!, Gladiator, Colossal Arena y Deadwood.

El registro jugón me cuenta que las 281 partidas han sido a 83 juegos diferentes. Haciendo una simple división me saldría el dato de que he jugado una media de 3,3 partidas a cada uno de esos 83 juegos, pero esto es más falso que un donut de madera. Y es que muchísimos juegos sólo han visto mesa una vez, mientras que otros repitieron y repitieron.

¿Que cuáles? Este es el dato que más habla sobre mi grupo jugón más habitual. El oro se lo lleva Shadow Hunters (22 partidas), sin duda el alma de las party-sesiones con mucha gente, lo que lo hizo ver mesa partida tras partida. Recuerdo una noche que jugamos 5 seguidas. Como pa no ganar!
La plata es para Rheinlander (21 partidas), un Knizia que se ha llevao un pedacito de mi corazón, al que nunca le diría que no a una partida. Y el bronce es para Can´t Stop! (20 partidas). Un merecidísimo puesto, sobretó teniendo en cuenta que lo descubrimos en Octubre, y esas partidas han sido jugadas en apenas 3 meses (de hecho 4 de esas 20 partidas fueron en Nochebuena). Un verdadero meritazo. Otros de los que más jugué fueron 7Wonders (16), King of Tokyo (15), Smallworld (15), Mr. Jack (13), Pick Picknik (13), Ticket to Ride (12), Finstere Flure (11), Water Lily (11), etc.


A ver qué nos depara el año que viene...

Un saludo, y próspero y jugón 2012!
Ahora que se conocen los 8 candidatos ¡es la hora de votar! Para los despistados, recordamos que los finalistas de este Segundo Concurso Interblogs son:

- República de Roma, de Richard Berthold, Don Greenwood y RobertHaines.

- Catacombs, de Ryan Amos, Marc Kelsey y Aron West.

- Tikal, de Wolfgang Kramer y Michael Kiesling.

- Navegador, de Mac Gerdts.

- Dominant Species, de Chad Jensen.

- Strasbourg, de Stefan Feld.

- 7 Wonders, de Antoine Bauza.

- Smallworld Underground, de Philippe Keyaerts.


Para votar tan sólo tenéis que rellenar el formulario adjunto, dando 3, 2 y 1 punto a los juegos que creáis merecedores de llevarse el título de "Mejor descubrimiento del año".




El periodo de votaciones se cierra el 7 de enero a las 23:59. A partir de ese momento realizaremos el recuento, y el juego con más puntos será el ganador.

Recordad que sólo por participar entraréis en el sorteo de los fantásticos regalos aportados por los patrocinadores del concurso.


¡El 14 de enero se publicarán los resultados del concurso y la lista de ganadores!


¡Mucha suerte a todos!

Candidatos

República de Roma Catacombs Tikal

Navegador Dominant Species Strasbourg


7 Wonders SmallWorld Underground
El blog Tableronne propone como mejor descubrimiento del año: Smallworld Underground

Smallworld es ya un gran conocido para la mayoría de jugones. Salio el pasado 2009, siendo a su vez una reedición del juego Vinci, joyita del año 99. Pues bien, tras disfrutar y padecer (económicamente) expansiones del Smallworld, este año 2011 se anunciaba rapidísimamente que Smallworld tendría una nueva entrega, y es la que presento como Mejor Juego del Año 2011; Smallworld Underground.

Seamos sinceros. Adoro Smallworld, me parece uno de los mejores juegos que tengo y que se hayan hecho, pero cuando me enteré del lanzamiento de Underground pensé "joooder, otro sacacuartos para los fans del juego". Y cuán lejos de la realidad estaba! ¿Que por qué?

Smallworld Underground (SWU en adelante) para empezar es un juego independiente, no necesita ni del primer SW ni de sus expansiones. Tiene su propio mapa de juego, sus propias razas, marcadores... todo independiente, pero no queda ahí la cosa, sino que además es más jugoso que su predecesor, ya que está todito mejor pensado, y las razas/combinaciones son de media mucho más poderosas que en SW. Y claro, esto se traduce en más risas.
Yo esperando medio de mala gana un gasto en algo normalito, y resulta que SWU supera y con creces al SW normal! Demuestra que su autor, Philippe Keyaerts, se ha esforzado y quebrao la cabeza para dar una alegría a los fans. SWU además introduce novedades que le dan mucha más chicha a las partidas, haciendo cada una diferente de la anterior. Y todo ello sin descuidar su maravilloso, renovado e inspiradísimo aspecto gráfico.

¿Que por qué votar a SW-Underground? No es suficiente lo dicho? Yo vengo de un pasado rolero, y si bien es cierto que el Catán fue mi introductor en esto de los eurogames, el Risk fue el juego que me mantuvo en el candelero durante muchos años. Cuando empecé con los eurogames busqué algún juego que me transmitiera ese sabor de tortas, pero que fuese más rápido. Smallworld aporta todo eso y más. Encima ese toque fantasioso me transporta en cada partida a los mágicos momentos roleros cuando le dábamos al AD&D.
No se puede negar, pocos juegos hay que te den ese gustazo de repartir tortas, picarte con los colegas, confabular, hacer alianzas, romperlas vilmente, aniquilar e ilusionarte por cada pedacito de tierra que controlas. Con el mega-aliciente de ser hasta para 5 jugadores! y que se ventila entre 60-90 minutos! Creo que Smallworld saca sobresaliente en la asignatura, y SW Underground matrícula de honor.

¿Que queréis mas razones? Ooook, que yo las doy:
  • Tal y como decía antes, no olvidemos el currículum de SWU: juego de mamporros que te echas en menos de hora y media; 5 jugadores; sinfín de combinaciones razas/poderes; preciosos componentes; puntuación oculta, expandible con expansiones si lo deseas, etc. Para gustos colores claro está, pero muchos juegos ya quisieran reunir estas características!
  • SW Underground tiene lo mejor de los juegos de tortas; la diplomacia y la comida de orejas a ajenos, y todo ello con unas reglas facilísimas. El sistema de conquistas se explica en 2 minutos. Olvídate de reglas farragosas, que te tengas que estudiar. Smallworld tiene unas reglas totalmente asequibles, que lo hace apto prácticamente a cualquier público.
  • Votando este juego también estarás votando a Miguel Coimbra. ¿Acaso este ilustrador no merece un reconocimiento como éste y más? El sr. Coimbra nos tiene muy bien acostumbrados con sus pedazo de diseños. Smallworld no ha sido una excepción. Es más, todo el arte del juego es espectacular, y en una acertadísima línea de humor.
  • Ya el primer Smallworld merecía premios que en España no se le otorgaron. Para mí, premiar SW Underground es también premiar a su predecesor, y al Vinci, y a Philippe Keyaerts, por demostrar que segundas y terceras partes a veces son espectaculares.
  • ¿No estaría bonito que ganase Interblogs un juego editado en castellano? Humildemente creo que si los premios que organizamos blogs, páginas, etc., valoramos más lo editado en castellano, tendrá reflejo en algo. Leches, el año pasado conseguimos que el autor de uno de los juegos topase con el concurso y nos felicitase. Y quien dice autor, también dice ilustrador, editor, etc. ¿Por qué no iba a pasar algo ahora del estilillo?
Y eso es todo. Por cuanto expuse, y por el amor que le tengo a este juego, y espero que muchos de los que me leéis también, os pido el voto para él para Interblogs 2011. Un saludo!

Hat-trick

Ni Messi, ni cr7, ni periquillo los palotes; para hat-trick el que me marqué yo la semana pasada, y es que encadené 3 noches consecutivas de vicio! No recuerdo desde cuándo echaba tantas partidas en tan poco intervalo de tiempo (exclúyanse por supuesto festivales tipo Córdoba).

El saldo de semejante "hat-trick" fue de 16 partidas, a 8 juegos diferentes, como podréis ver a continuación:

5 partidas al Carrera de Tortugas. Rapidísimas, divertidísimas, jugando a lo loco y a farolear a tope (sobretó en 4 de ellas, en que jugamos a 3 jugadores). El juego, aunque sigue siendo divertido a 5 jug., el máximo permitido, está muchísimo mejor a 3, por el desconcierto imperante.

4 partidas a Colossal Arena. Éste lo estrenaba y fue un éxito total. Ya en la primera de las noches se jugó por partida doble, y a la siguiente otras dos. Maravilla de Knizia no apta para picones, ya que hay un nivel de wañeo épico, de esos que te hacen ir el resto de la noche a vengarte de menganito (y puede que en la siguiente sesión también).

1 partida al Gemblo. ¿Qué mas puedo decir de este abstracto? Es de mis favoritos. Simple y efectivo. Ideal para abrir una sesión jugona, tal y como lo hizo.

2 partidas a Heimlich & Co. Mira que ya me gustó este juego cuando lo caté a 7 jugadores, pues la otra noche lo catamos a 3 jugadores, y aunque esperaba que estuviese sosete, ni de coña! En este caso se quita uno de los detectives, quedando 6 en total, con lo que la mitad de los muñecotes pertenecen a nadie, y las especulaciones dieron muchísima risa. Lo jugamos por supuesto con la variante deductiva. Recomendadísima. Jugar sin ella ya no tiene sentido.

1 partida al Downfall of Pompeji. Teníamos ganas de jugar al que para nosotros es ya un clásico. Nunca falla el jodío. Jugamos con la variante de supervivientes ocultos,que le da mucha incertidumbre a los finales, y (suele) evitar el ensañamiento hacia un jugador.

1 partida al Web of Power. Juegazo de Michael Schacht! si ya era un devoto de su versión más moderna (China), este juego se ha ganado también mi fé. Web of Power y China son prácticamente el mismo juego, sólo cambia en 2 cosas; el mapa de juego, y el modo de puntuación final. Y en ambas cosas, me parece que Web gana, por lo que me parece mejor juego. Aunque no nos engañemos, teniendo uno el otro no te hace falta. Pero aquí un servidor es muy maniático pa ciertas cosas y he acabao haciéndome con los dos, aunque el tiempo dirá si me deshago del China...

1 partida al Bridges of Shangri-La. Qué digo partida... PAR-TI-DA-ZA! con 3 jugadores, y tensión hasta el último momento. Nada nuevo hablando de este peaso juego de Colovini. Qué de posibilidades de wañear tiene madre mía! cada vez que lo juego me agobio y maravillo a la vez.
Y 1 partida a Gladiator, a 5 jugadores, en la que hubo un récord de heridas críticas. En ninguna de las anteriores partidas se murieron tan rápidamente los gladiadores, jajaja. Final apuradísimo, véase que el ganador hizo 19 pts, y el resto 17, 14, 13 y 11. Qué dura es la arena!

Pues cundio la cosa como habéis podido ver. No sé si haré algún hat-trick más, lo dudo la verdad, pero lo que está claro es que aún queda muuucha liga por jugar :)

Un saludo jugones!

El blog LudopÁticos propone como mejor descubrimiento de 2011 a 7Wonders.

El quórum de los LudopÁticos se ha reunido y tras dura deliberación ha decidido presentar como candidato a mejor juego del año a 7 Wonders del autor francés Antoine Bauza, el juego que tiene el honor de sumar más partidas jugadas en incontables grupos de juego de todo el mundo durante este año. ¿Pero por qué creemos que 7 Wonders merece vuestro voto?, muy sencillo, os lo explicamos rápidamente.

7 Wonders es el mejor juego del año para los LudopÁticos porque...

... es un juego de mesa donde pueden jugar de 2 a 7 jugadores, una auténtica rareza dentro del panorama lúdico, una maravilla como las que titulan al propio juego. Ese amplio espectro de participantes es una garantía para que el juego vea mesa fácilmente y además proporciona una experiencia de juego diferente según ese número. Algo fantástico cuando además se trata de un...

... juego de civilizaciones donde hacemos crecer un imperio de la antigüedad, un tema muy evocador que gusta a todo el mundo y en que cada partida será diferente a la anterior ya que nuestra estrategia dependerá de la maravilla que nos toque en suerte al inicio y porque no olvidemos que 7 Wonders es...

... un juego con poderes iniciales asimétricos, que lo hace muy divertido ya que has de aprender a adaptarte y optimizar para sacar el máximo partido a tus ventajas tratando de minimizar tus debilidades. Esto abre un abanico enorme de estrategias diferentes y caminos hacia la victoria como nos explicó en detalle Sprocket en este fantástico artículo.

¿Os parecen pocas bondades para un juego? Tranquilos que tiene aun más, como...

... las increíbles ilustraciones de la mano de Miguel Coimbra que da un aspecto impresionante a la mesa cuando lo juegas, entre por los ojos, es precioso y a la vez muy claro, un trabajo de lujo en este apartado que lo hace...

... apto para no jugones y jugones por igual porque aunque 7 Wonders tiene, como ya he dicho, una gran cantidad de estrategias, las reglas son sencillas y el tema es apto para todos los públicos, perfecto para entrar en cualquier grupo aunque no tenga demasiada experiencia ni tiempo para jugar ya que...

...los participantes juegan simultáneamente, nada de tiempos muertos, nada de esperar a que jueguen otros mientras tu sólo miras, juego concentrado cien por cien y eso favorece...

... partidas de 40 minutos, otra cosa que los jugones sabemos que es difícil de ver en un juego de civilizaciones con cierta profundidad, con desarrollos, con combates, comercio con otras civilizaciones. Y tranquilo no necesitarás un traductor para el comercio exterior ya que ...

... el juego es absolutamente independiente del idioma, puedes jugar en la misma mesa con un chino mandarín y aún sin saber ni pajolera idea de su idioma natal podrás zurrarle la badana con tus camellos o comprarle esos papiros que tanto necesitas.

Y para terminar destacar que posee una mecánica sumamente elegante y muy poco explotada en los juegos de mesa. Una mecánica perfectamente engranada, sin excepciones, sin reglas confusas, sin dobles interpretaciones y exquisitamente equilibrada.

7 Wonders acerca los juegos de civilizaciones a todos los públicos con un envoltorio ideal para gente que se inicia en nuestra afición pero también con la profundidad suficiente para satisfacer a los que ya llevamos tiempo jugando. Unir esos dos tipos de jugadores en la misma mesa y además hacerlo de una manera tan tremendamente adictiva es un logro que los LudopÁticos creemos hacen de 7 Wonders merecedor de este galardón.

7 Wonders, una maravilla en si mismo, nuestro mejor juego del año 2011, ¿lo es también para ti?, vótalo.


Maskleto - LudopÁticos
El blog Discutir Jugando propone como mejor descubrimiento del año: Strasbourg.
Tienen que votar al Strasbourg como mejor juego del año por una razón bien sencilla: es de Stefan Feld. Y ya está, para qué voy a decir más del juego no? Sabiendo que es de Feld lo demás sobra... aunque también podría daros un par de razones más y si no fíjense en el pedazo de mujer que aparece asomada a la ventana en la portada del juego...

Bromas aparte, tengo que decir que el Strasbourg es un juego de subastas y colocación de trabajadores divertido y lleno de tensión ya desde la primera ronda. En el juego representamos ricas familias del s. XV que intentan controlar los diferentes gremios existentes en la ciudad y sus respectivos barrios, para así colocar a nuestros familiares en los puestos influyentes de la Corte. - Papa, papa, yo de mayor quiero ir a la universidad de Lovaina.... Zas, en to´la boca!!!! Tú vas a ser lo que yo te diga, es decir, panadero.

Al inicio de la partida se reciben cinco cartas de objetivo, pudiendo escoger con cuántas te quedas, pero ojo, esto es fundamental ya que va a marcar toda tu estrategia y a qué gremios debes pujar, teniendo en cuenta que por cada objetivo que no cumplas te vas a llevar menos tres puntacos. Además y para aumentar la tensión, la influencia en cada gremio sólo se subasta treves durante las cinco rondas que dura la partida y sólo pillan cacho los tres primeros que quedan en l apuja (en una partida de 4-5 jugadores). Quedar entre los tres primeros en una puja te permite colocar a tus familiares en los barrios gremiales, pagando un coste en monedas y además adquirir mercancías de dichos gremios para venderlas, que es la única manera de obtener dinero. El único problema es que para venderlas también tienes que pujar y sólo el que gana la puja puede vender....... por favor, una tila!!!

Por si parecía poca tensión, para las pujas cada jugador cuenta con una baraja de veinticuatro cartas numeradas de 1 a 6 que te tienen que durar toda la partida y carta que uses carta que no recuperas, por lo que tienes que calcular con la precisión de un cirujano. Si a esto le añades que las subastas son a una vuelta y que has de preparar todas las pujas antes de pasar a la fase de subastas, sin saber además a qué van a pujar los otros jugadores y el valor de las cartas con las que lo harán, apaga y vámonos.

En definitiva, Strasbourg es un gran juego con mucha interacción entre los jgugadores, que logra zambullirte de lleno en las partidas creando una tensión que hasta ahora no había probado en ningún juego. De reglas muy sencillas, es un juego dinámico que te permite cometer errores ya que una colocación inteligente de tus familiares junto a determinados edificios de la ciudad o junto a las iglesias, te pueden aportar muchos puntos que te den la victoria.

Sí, yo no me lo pensaría dos veces. votaría a Strasbourg como mejor juego del año y lo votaría por tener un sistema de subastas original, unas mecánicas que encajan a la perfección, por sus componentes de calidad, por ser un juego equilibrado, por su sencillez, por su gran rejugabilidad, por su independencia del idioma, por lo tremendamente divertido que e sy porque todos los que lo prueban quieren volver a jugarlo... es que necesitas alguna otra razón??

Pues por si necesitas más razones y quieren saber más del juego, pueden consultar esta reseña.



Israel - Discutir Jugando

El blog Eight is beauty propone como mejor descubrimiento del año: Dominant Species.

¿Cuándo fue la última vez que has leído unas reglas y te has dicho "este juego está bien", "no tengo ninguna duda"?

Empezando por la visión de la caja y toda la madera que lleva y siguiendo con la redacción de las reglas, el juego es una auténtica experiencia.

Toda esa madera y fichas no pueden implicar que el juego sea malo, aunque la gente lo vea como abstracto, queda todo precioso una vez colocado en el tablero. Si alguien como el señor Chad Jensen es capaz de escribir unas reglas como éstas, entonces el juego no puede ser malo. Si terminas la partida con una más que grata experiencia y con ganas de repetir, entonces el juego no puede ser malo.

¿Y de qué va el juego en cuestión? Pues en este juego vamos a meternos en el papel de una especie en aquellos tiempos antes de la glaciación. Cada una de las especies tienen sus propias características y habilidad especial, por lo que no podemos decir que el juego no tenga tema.

Para poder sobrevivir a la glaciación vamos a ir colocando nuestros "trabajadores" de tal forma que nuestra especie pueda adaptarse a mas tipos de terreno, que podamos huir a terrenos más favorables, podamos reproducirnos e, incluso, podamos pelearnos con el resto de especies por la supremacía.

Además, durante la partida, vamos a ir viendo diferentes efectos por unas cartas que se van a ejecutar según se vayan haciendo puntuaciones.

Resumidamente, este es el Dominant Species, un juego en el que tienes que aprender a sobrevivir, controlar las mayorías en los diferentes terrenos, saber colocar tus "trabajadores" oportunamente y adaptarte a cualquier situación que pueda surgir.

Al final de la partida la sensación que te deja es espectacular. No solo tienes ganas de repetir, aunque la partida nos dure de dos a tres horas, sino que has disfrutado realmente de una grandiosa partida.

Pocas veces he terminado una partida con una sensación como la que me ha dejado el Dominant Species, llamémosla de "plenitud", por ello se ha convertido en el mejor juego que he probado este año, y , probablemente, cueste mucho superarlo.

Señor Chad Jensen, por favor, sigue haciendo estas maravillas y escribiendo esa maravilla de reglamentos.



Gixmo - Eight is Beauty

2ª Edad de Oro Knizia

¿Os ha pasado que habéis vuelto a jugar a unos cuantos juegos de un mismo diseñador y os ha vuelto a sorprender tanto como hacía tiempo? A mi sí, y estoy encantaísimo con el notas de la imagen.

Reiner Knizia es mi diseñador favorito. Detrás de su modo de hacer juegos, se esconden algunas de las mecánicas que más me gustan, y digo algunas porque obviamente hay muchos juegos de este señor que no me gustan ná de ná, como tampoco veo buena su producción de los últimos años, tan tirando a lo comercial. Aunque como digo muchas veces, entiendo que lo haga. Creo que si otros diseñadores tuviesen su posición, y pudiesen sacar mil churrijuegos bajo su firma pa ganar dinero fácil (y bastante dinero imagino), igualmente lo harían. Pero le ha tocado a Knizia, y por ello está destinado a ser el blanco de las críticas. Aunque todo esto es otro tema.

Como decía, Knizia ha parido muchos de los juegos que más me gustan. Entre 2008 y 2009 descubrí juegazos como A través del Desierto, Samurai, Genial, Winner´s Circle, y Exploradores. Pasado este tiempo seguí catando juegos de este autor, pero ya me parecía que había tocado techo, y que no descubriría grandes cosas en su obra. Gran error!

Una de las cosas buenas de tener una ludografía tan grande a sus espaldas, es que Knizia permite ser investigado a lo largo de tantos años de juegos editados. Sí, es cierto, actualmente ya no será el que era, pero si te da por investigar entre sus juegos, puedes descubrir joyitas que no esperabas, y eso me ha pasado a mí. Teniendo bien claro que este diseñador ha hecho los juegos que hasta ahora más me gustaban, decidí desde principios de 2011 indagar un poco más en su extensa obra, y el resultado ha sido espectacular: un nuevo idilio! siento que en este año estoy viviendo una 2ª época de oro con Knizia.

Los culpables de esto han sido:

Rheinlander - Este además se merece el 1er puesto en descubrimientos knizianos. A dia de hoy se me ha colocao 2º en el ránking knizia, colándose incluso a Samurai (ahora 3º). El juego reúne muchas de las características comunes de Knizia. Que sea tan rápido, hasta para 5 jugadores, que tenga tanto puteo, y sea tan bonito, lo ha hecho subir como la espuma en mi estima, y es uno de los juegos que más he jugado este año.

Génesis - Otro que tal baila. Este juego comparte también el sabor de la trilogía de los hexágonos. Rápido, de 2-4 jugadores, con muchísimo puteo, muchos bloqueos, y cálculos internos para controlar quién lleva las prehistóricas mayorías. Eso si, no entra a primera vista. Podrían haber editado este juego con un tablero/fichas más bonitas, que encima no está barato precisamente...

Carrera de Tortugas - Uno del que no esperaba nada, y me encantó. El juego es lo que es; un jueguecillo infantil de 15 minutos, hasta para 5 jugadores, y con identidades ocultas. Adoro todo esto dicho. Y otra cosa es que un niño juegue bien a Carrera de Tortugas, pues menudas jodiendas hay. Juego perfecto para iniciar una sesión. A 3 es totalmente distinto (y mejor) que a 5. Y fijaos si es rápido, que la última vez que vio mesa nos echamos 4 partías seguidas, y las 4 ocuparon 30 min!

Gladiator - Este es el descubrimiento del que más orgulloso estoy. Con su flamante puesto 2826 en bgg, me tiene prendaíto. Gladiator es una reedición de un juego de 2002 llamado Clash of the Gladiators. La edición original tiene (además del nombre) otra portada diferente. Yo me hice hace un par de meses con una versión más reciente, Gladiator a secas.
El juego es tontuno a reventar, ya que básicamente es un juego de dados, pero de dados con tablero. Un juego de esos para picarte con los colegas, en los que recibes palos tremendos, para acto seguido darlos tú. El tema ya me engatusó a poco que supe de él: los jugadores dirigen escuadras de gladiadores que lucharán por sobrevivir en la arena. Todo ello en 45-50 min, para 5 jugadores, y dato importantísimo: NO es eliminativo. Qué de risas nos ha aportao el jodío desde que llevo con él!

Colossal Arena - Colossal es un juego que comparte un tema muy parecido al anterior. Va también sobre una lucha en la arena por la superviviencia, pero esta vez los jugadores no manejarán gladiadores, sino que pujarán por criaturas fantásticas, 8 en concreto, que se darán de ostias a lo largo de 5 rondas. Al final de cada una de ellas, una muere, y las pujas van perdiendo valor. ¿Conseguirás ganar más que tus rivales acertando qué criaturas sobrevivirán?
Colossal Arena es un grandísimo juego. Aunque de tema parecido al anterior, jugándolo no tiene nada que ver. Es un juego de apuestas, con cartas, muchísimo puteo, poderes especiales, etc. Tiene un poco de dependencia del idioma, pero lo solventé creándome unas hojillas de ayuda que han funcionado a la perfección. Éxito total en las sesiones, llevo con él apenas unos días y ya le hemos jugao 4 partidas.

BattleLine - En último lugar, no despedirme sin hablar de esta joyita para 2 jugadores. Si bien por 2008 el Exploradores me parecio un juego super apañao, sería en 2011 cuando he tenido que conocer al padre de la criatura. Battleline es un juegazo para 2 jugadores. y del que Knizia cogio años después la idea para parir otros como Exploradores, o Córdoba. Con unas reglas facilísimas de aprender en apenas 2 minutos, ofrece una cantidad apabullante de opciones y decisiones en plena partida. Y si no te tientan demasiado los juegos para 2, decirte que Battleline tiene una variante para 3 jugadores que funciona perfectamente.

Y esto fueron los descubrimientos knizianos 2011 que tan contento me tienen. ¿Los habéis catao? En caso de que no... ¿os he metío ganas? jajaja ¿habéis vivido esto que yo con knizia pero con otro autor?

Un saludo jugones!

El blog No me canso de Jugar propone como mejor juego del año: Navegador.

Desde que inicié mi andadura por este mundillo hace más de ocho años, con una copia de mi queridísimo Catán (tercera edición en versión inglesa) he ido engordando con los años mi estanteria ganando cierta experiencia a la hora de elegir una nueva incorporación a mi ludoteca.

Cuando leo alguna reseña, opinión, impresión... sobre algún juego lo primero que pienso es si su mecánica tendrá la salida que yo quisiera a la mesa y no empezará a acumular polvo, lo segundo es que a primera vista me entre por los ojos con sus diseños y la calidad de componentes (esto último a veces es suficiente para comprarlo xD).

A finales del año pasado leí sobre la mecánica del rondel, y esto provocó un gran interés por curiosear qué juegos lo tienen como base. El efecto Rondel consiste en limitar el abanico de acciones realizables por los jugadores, de tal forma que no todas las posibles están disponibles en un determinado momento de juego, o al menos no de forma gratuita.

A mediados de año, viendo las fotos del blog CSI Badajoz sobre la IV Molliquedada 2011, vi un gran despliegue de barquitos con una calidad impresionante que causó un gran hype en mí (segunda razón que comenté anteriormente). Pasaron dos semanas hasta que descubrí cómo se llamaba el juego, y resultó ser el Navegador, que para mi satisfacción llevaba Rondel.

Meses más tarde me hice con el juego y pude saciar esa necesidad imperiosa de probarlo. La experiencia fue muy positiva, no sólo descubrí las costas africanas sino el potencial de un nuevo sistema. A priori el abanico de acciones puede resultar muy estático aunque se puede flexibilizar sacrificando barcos, esto supone una ventaja porque te permite planificar a corto/medio plazo y analizar los posibles turnos que va a realizar tus oponentes (aunque luego vienen las sorpresas xD).

Para mi gusto la guinda del pastel de este juego es el mercado. Está formado por tres tipos de mercancías - azúcar, oro, especias- cuya demanda provoca oscilaciones sobre el precio de compra y venta de los productos.

Existen tres acciones en el rondel que están relacionadas con el mercado:

  • Colonias: Aquí se compran colonias para poder vender las mercancías.
  • Edificios: Permite comprar fábricas para luego procesar las mercancías.
  • Mercado: Esta acción se puede repetir hasta dos veces en una vuelta de rondel, en ella podemos vender y procesar las mercancías siempre y cuando tengamos las colonias y fábricas correspondientes. Es importante tener en cuenta que se debe vender y procesar de forma separada cada tipo de mercancía.
Saber explotar la economía es todo un reto pues te otorga una gran ventaja que acompañada de una buena inversión te conducirá hacia la victoria. Debes evitar tener una infraestructura económica similar al resto de los jugadores porque los precios oscilarán en tu contra, no obteniendo el beneficio que a uno le gustaría.

Su corta duración invita a que salga a mesa con más frecuencia. Curiosamente, a mayor número de jugadores más rápido avanza el juego, ya que hay más barquitos navegando. La última partida a cinco jugadores se ventiló en 50 minutos.

Algo que me encanta en los juegos es que a medida que se va desarrollando la partida la tensión vaya creciendo entre los jugadores, que existan decisiones claves, disputas por conseguir la mayor cantidad de puntos y esto es posible gracias a los magníficos multiplicadores de puntos sobre las diferentes categorías que se pueden obtener con la acción Privilegios del rondel.

Para terminar quiero resaltar la temática del juego que viene acompañada de un libro de contexto histórico conal biografía de los personajes (la primera vez que veo esto). Para ambientar un poco transcurre en el siglo XV, donde el príncipe portugués Enrique el Navegante convocó a los mejores cartógrafos y navegantes de su época y les dio instrucciones para explorar las orillas de la costa africana.

Me siento como Enrique el Navegador al descubrir algo nuevo que me encandiló desde el primer momento con su mecánica, temática, diseño, calidad y duración siendo un excelente candidato para cualquier sesión lúdica, sin duda, es el mejor juego del año para No me canso de Jugar.



Gudix - No me canso de Jugar

2º Concurso Interblogs: Tikal

El blog The Black Meeple propone como mejor descubrimiento 2011: Tikal

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!

Esto es lo mejor que puede resumir mi opinión de Tikal.

¿Por qué?

Bien, ya lo expliqué en esta reseña, pero voy a intentar resumirlo:

  • Porque es precioso. Los componentes son acojonantes. El tablero es tan bonito... a medida que se va desvelando el tablero el verde se va volviendo más bonito.
  • Porque es un juego con muchísima chicha. Te hace sudar.
  • Porque es (fue) original. En su momento innovó con el sistema de los puntos de movimiento.
  • Coño, porque es un CLÁ-SI-CO de los que no pueden faltar en una gran ludoteca.

Amigos jugones, votad a Tikal como mejor descubrimiento lúdico de 2011, se lo merece.

A mí me ha enamorado.


I love you, Kramer.


Sr. Ficha Negra - The Black Meeple

Veteranía en juego

Hace unas cuantas noches nos reunimos en mi casa para echar unas partidillas. Sin proponérnoslo desde primera hora, sucedio que todo cuanto vio mesa a lo largo de la noche fue de autores con cierta veteranía, lo que me dio la idea para titular esta entrada.

Empezamos la noche con un Génesis, de Reiner Knizia.

Hacía tiempo que este juego me llamaba la atención, pero desde septiembre aproximadamente, mes en el que me leí las reglas de este juego, intensifiqué la búsqueda de información, y a poco más que leí supe que debía estar en mi ludoteca.
Génesis me parece otra joyita de Reiner Knizia, infravalorada, seguramente por lo desapercibido que ha pasado este juego, y no le culpo. Knizia tiene juegos mucho más resultones. Génesis no es precisamente un juego bonito, que entre por los ojos, pero una vez te pones descubres un juegazo con muchísima miga, una interacción entre jugadores total, y es que la pugna por las prehistóricas mayorías no dará tregua.
En resumen, que me tiene enamorao. Con 3 partidas que le llevo se acerca en mi top-knizia a Samurai (mi 3er knizia favorito); con eso lo digo tó.

Fijaos qué final más apurado. Con dos jugadores empatando en 1er puesto con 33 ptos, seguidos de cerquísima por mí con 30 puntos.

Seguramente le haga una reseñita en breve, a ver si le damos algo de fama al pobrecillo...

El siguiente juego en ver mesa fue el Can´t Stop!

Este juegazo de Sid Sackson, del año 80 (el decano de mi ludoteca), fue uno de los más gratos descubrimientos del Festival Internacional de Córdoba 2011 (como podéis ver aquí). El juego es lo más primario del mundo. Básicamente un pique contigo mismo, con tu suerte, intentando sacarle más beneficio a los dados en cada tirada, pero ojo, si te pasas de ambicioso lo puedes perder todo! para descojone absoluto de tus rivales.
El jugón D0NK1J0T3 utilizó en sus comentarios en la bgg unas palabras que en mi opinión mejor no pueden definir al juego: Can´t Stop es la perfección hecha en dados. Este juego es uno de los poquísimos juegos que debería comprar todo el mundo.

Que por cierto, en la partida de la otra noche, menuda paliza nos metio el jugador verde :o


Y para terminar la noche... ¿qué otro autor veterano podíamos homenajear jugando a uno de sus juegos? Pos al amigo Klaus Teuber, y además demostrándonos que este hombre no es sólo Catán, ya que el juego que vio mesa fue Domaine.

Domaine fue el juego que más captó mi atención cuando tiempo atrás estuve investigando la obra del sr. Teuber. He de decir que los preciosos componentes del juego me dieron el siguiente empujoncito para hacerme con él. La lectura de reglas fue después, y como lo que leí me encantó pos a la saca!!
Domaine es una edición moderna de Lowenherz, juego de 1997, época del señor Teuber en la que imagino que pariría cosas decentes, ya que si estaba inspirado creando fenómenos como el Catán, ¿por qué no otros diseños suyos coetáneos podrían tener igual calidad? Quiero pensar que sí, y que Catán y su auge eclipsó juegos como éste. Y es que no nos engañemos, tanto Lowenherz como Domaine tienen un buenísimo puesto en la bgg. Y si ya sabemos que a veces esto no es fiable, en este caso no es así.
Sé que "Lowen" y Domaine comparten la esencia del sistema de juego, pero Domaine tiene unas poquillas reglas que agilizan más la mecánica. El juego tiene el típico tema medieval con caballeros pugnando por tener mejores y más amplios dominios. Uso reiterado del Loctite. Aun así, los componentes tan cucos ayudan a meterte el tema la verdad.

Domaine tiene más miga de la que puede parecer al principio, y es un juego en el que en la primera partida puede que no tengas ni pajolera idea de cómo hacerte tu dominio. La prueba de ello es que en la partida gané estrepitosamente, llegando a los 30 puntos necesarios (a 4 jugadores), mientras el jugador azul aún estaba con 3 puntos! vamos, es que ni le dio tiempo a enterarse cómo iba el asunto.

Tiene unas reglas muy simples, pero tienes que saber muy bien a qué vas a ir, o te puedes quedar a remolque de los jugadores más pujantes. Por eso mismo, no es un juego que le recomiende a cualquiera.

Aun teniendo esto en cuenta, Domaine es otro juego descubierto este año que me ha encantao. Le llevo 4 partidas y deseando estoy jugarlo de nuevo. Otro al que le haré una reseñita cuando el tiempo permita.


Y eso fue todo en la noche. Buen vicio, y dejando ganas de más. Un saludo!

Corría Julio de 1994. Miguel Induráin sentenciaba su cuarto Tour de Francia consecutivo en las empinadas rampas del Hautacam. Mientras, en todos los parques de España miles de niños pintaban los maillots de sus ciclistas favoritos en chapas de Coca-cola™ y preparaban circuitos arrastrando las zapatillas sobre la arena.

Por aquellas mismas fechas, jóvenes algo más mayores se encerraban en sus cuartos a vivir las aventuras de un pintoresco grupo formado por un bárbaro, un enano, un elfo y un mago. Nuestros héroes trataban de acabar con el malvado Lord Brujo dejando por el camino incontables enemigos como esqueletos, orcos o fimires.
El blog Punto de Victoria propone como su mejor descubrimiento del año: Catacombs, de Ryan Amos, Marc Kelsey y Aron West.


¿Cómo? ¿Cataqué?

¡Catacombs! Sé que probablemente ni siquiera hayáis oído hablar de este juego y que en este momento muchos estaréis mirando en la BGG qué narices es eso del Catacombs. Pues puedo deciros que se trata de un juego que mezcla las dos experiencias previas que os he relatado.

Catacombs es un Dungeon Crawler pero que en lugar de jugarse con millones de dados, contadores y figuritas utiliza la habilidad y la imaginación de los jugadores para desarrollar el juego. Podemos decir que es una mezcla entre un juego de chapas y un juego de mazmorras, un Herocole o un Croniquest para entendernos. En Catacombs los héroes y los villanos están representados por discos de madera y los jugadores deben golpear sus fichas y hacer que estas golpeen a sus enemigos para infligirles heridas. Los héroes por tanto deben avanzar por la mazmorra destrozando a los patéticos esbirros del malvado villano, quien les espera en la sala final donde se librará un épico combate entre el bien y el mal… ¡Y todo con las mismas reglas que las chapas!

A todo esto hay que añadirle objetos mágicos, hechizos, mercaderes, curanderos, demonios, arañas gigantes y todo aquello que hace que lo que podría haber sido una tarde tranquila se convierta en una aventura legendaria.

Este juego es de 2010 aunque yo lo he descubierto este año. El juego es realmente simple y la grandeza del mismo está justo ahí. Han conseguido dar una ambientación y una profundidad increíble con la mecánica más básica que puede haber en un juego de mesa como es golpear una ficha. Es realmente fácil de jugar y de explicar, tanto es así que es un juego en el que puedes llegar a ver a tu abuela conjurar una bola de fuego para incinerar un minotaruo escondido tras una columna.

Siendo realistas sé que Catacombs no va a salir elegido descubrimiento del año. Los juegos que presentan mis compañeros son realmente buenos. Sólo os pediría, y con ello me quedaría satisfecho, que dieseis una oportunidad a este tipo de juegos como Catacombs, Pitchcar o Ascending Empires, en los que haciendo poco más que golpear una fichita os sentiréis de nuevo como aquellos niños que enfilaban la recta de meta de la montaña más alta del Tour de Francia.



Raik - Punto de Victoria
Decidirse por un sólo juego para proponer en los Interblogs es una tarea complicada, sobre todo un año en el que he descubierto cosas como Space Alert o Ascending Empires. Sin embargo, al final me he decantado por un clásico, aunque también novedad gracias a la edición en español. Así, Lex Friki Malacitana propone como mejor descubrimiento del año...

¿Y por qué República de Roma y no otro?

Difícil pregunta, pero resumiéndolo en pocas palabras, podemos decir que hay juegos buenos y malos... y luego hay juegos que, como República de Roma, transmiten cosas.

Si me conocéis un poco sabéis de sobra que soy un gran fan de los eurogames duros como Caylus, Puerto Rico, Cuba... Sin embargo, cuando juegas a cualquiera de estos, no dejas de estar haciendo un puzzle, intentando optimizar tus recursos y conseguir más puntos que el resto de jugadores... nada nuevo bajo el Sol.

Cuando juegas a República de Roma, realmente vives la partida: saltas de alegría cuando las cosas van bien, rezas cuando alguien mete la mano en la bolsa de la muerte, odias a Aníbal, odias los dados, odias los vetos y te odias a ti mismo por haberte dejado engañar por algún perro de provincias que ha sido más inteligente que tú sólo un segundo...

Es imposible jugar a República de Roma sin sentir todas estas cosas. Cuando te juegas el bienestar de la República hay que jugar con las regla, claro, pero sobre todo hay que jugar con las personas. Hay que jugar con la psicología para tener contento a todo el mundo, para no buscarte enemigos antes de tiempo, y para no parecer una amenaza para nadie. Porque los perros cuando se sienten amenazados... República de Roma es un juego de política, de ceder y aguantar, de tirar el anzuelo y esperar a que vengan los peces, de soltar la cuerda para tirar con más fuerza cuando nadie se lo espera. Es imposible jugar a República de Roma sin conspirar y hacer alianzas que se rompen al turno siguiente. Como César y Pompeyo; como Augusto y Antonio.

Y al final... ¿qué más da el final comparado con una experiencia de juego como esta? Ganar siempre está bien, pero no se juega a República de Roma para ganar, sino para disfrutar el juego. Por eso cuando Fortuna se conjura contra ti y el número de tu senador sale de la bolsa, maldices a Júpiter, Marte y todos los dioses habidos y por haber, pero sigues disfrutando de la partida, esperando a que Némesis caiga sobre los senadores enemigos. Y mientras esperas, el tiempo sigue corriendo, sesión del senado tras sesión del senado, y las 4 horas de partida vuelan sin que nadie se de cuenta.

Muchos dirán que todo esto que digo es algo que pasa en todos los juegos temáticos, pero República de Roma tiene algo especial. He jugado a Arkham Horror, Last Night on Earth, Battlestar Galáctica y otros muchos juegos temáticos de renombre, pero República de Roma ha sido el único capaz de tener a 6 personas de pie alrededor de la mesa discutiendo como si les fuera la vida en ello; el único capaz de provocar abrazos entre los jugadores cuando una conspiración ha tenido éxito; el único capaz de hacernos discutir durante días sobre lo que hubiera pasado si...

Por todo esto, el único juego que merece ganar el Interblogs de este año, es República de Roma.



Lethan - Lex Friki Malacitana

2º Concurso INTERBLOGS

Se acerca el final del año, y con él las Navidades, los regalos y las recopilaciones de "lo mejor del año".

Tras su exitosa primera edición, vuelve el CONCURSO INTERBLOGS, aunque esta vez la familia de blogs hermanados ha aumentado hasta ocho. Así, Discutir Jugando, Eight is Beauty, Lex Friki Malacitana, Ludopáticos, No me canso de Jugar, Punto de Victoria, Tableronne y The Black Meeple os proponemos nuevamente un concurso en el que los lectores podáis elegir el mejor juego descubierto en 2011.


Cada uno de los blogs organizadores propondrá el juego que, con independencia de su año de publicación, haya jugado por primera vez en 2011 y crea merecedor de ganar este segundo Juego del año Interblogs, explicando brevemente sus motivos para dicha elección. Los candidatos se irán publicando entre el 12 y el 23 de diciembre de forma simultánea en todos los blogs organizadores.

Del 23 de diciembre al 7 de enero, los lectores podréis votar por tres de los ocho juegos (otorgándoles 3, 2 y 1 punto, respectivamente) a través de un cuestionario que se habilitará en los blogs participantes (bastará con rellenar el formulario en uno de ellos). El juego con más votos acumulados será nombrado como "Mejor descubrimiento del 2011".

Y os estaréis preguntando ¿y que ganamos nosotros por participar? Fácil: entre todos aquellos que enviéis vuestras votaciones se sortearán los magníficos regalos que aportan nuestros patrocinadores:



Desde aquí queremos agradecerles su apoyo y colaboración, ya que sin ellos no sería posible realizar este concurso.

El sábado 14 de enero se publicará tanto el juego ganador del concurso como el resultado del sorteo y los premios correspondientes a cada uno de los afortunados.



GONZAGA, la reseña

Gonzaga ha sido uno de los últimos juegos en entrar en mi ludoteca, pero el primero que va a ser reseñeado en el blog, y es que virtudes no le faltan.

Este juego se publicó en 2009, y pasó muy desapercibido (ahora mismo está el 1128 en bgg). Su autor es Guglielmo Duccoli (muy conocido en su pueblo). Gonzaga es un juego para 2-4 jugadores, de 45-60 minutos de duración. En él se supone que controlamos a familias aristócratas en pugna por tener una mayor influencia en la Europa medieval-moderna. Lo de siempre, uso intensivo de pegamento Loctite para el tema.

Al abrir la caja nos encontramos con una de las grandes obviedades del juego, y es que el jodío es muy bonito. Un bellezón en cuanto a componentes. De hecho supongo que a los que lo hemos seguío desde su lanzamiento lo que nos engatusó fue su estética.


Un festival de colorines digno de cualquier producción Disney. El tablero es bastante grandote y colorido, 110 cartas muy bien ilustradas, como veréis en esta reseña, unos cuantos tokens de cartón, y por supuesto las carismáticas fichas hexagonales representando feudos, y con los que haremos un poco de tetris a la hora de colocarlos.

En el tablero de juego se representa Europa occidental. Cada uno de los países tiene puertos (puntos azules) y ciudades (puntos blancos). Además también hay 6 mares, que bañan a 2/3 países cada uno.

¿El objetivo del juego? Pues tratar de colocar nuestros feudos (las fichitas hexagonales) de manera que abarquen más ciudades/puertos, ya que así nos darán puntos y de paso joderemos y mucho a los rivales.

¿Y cómo haremos esto de ir extentiéndonos? Pues con cartas, muuuuchas cartas.

Decir que antes del inicio del juego, hay que configurar la partida. Gonzaga viene con "escenarios preparados" para darle como algo de más temilla al juego. Estos escenarios básicamente lo que hacen es dividirte el mapa de europa en 2; regiones prósperas y regiones pobres. Según el nº de jugadores, habrá más de unas u otras. Véase aquí un ejemplo de 3 escenarios:

Una vez elegido escenario, cada jugador recibe 1 carta objetivo de entre las 16 que hay (véase imagen siguiente). En cada carta, hay 6 ciudades marcadas que el jugador deberá cubrir con sus feudos. Y ojo a la primera jodienda; habrá que ocupar ciudades que estén en regiones pobres, que nos darán muy pocos puntos.

Por esta mecánica, si tuviese que asemejar este juego con alguno, sería sin duda con el Ticket to Ride (aunque salvando las distancias). Y es que en Gonzaga tienes que cubrir ciudades, aunque no tienes por qué hacerlo con un tramo seguido. Depende de cuántas ciudades de las 6 hayas cubierto, te llevarás más o menos puntos.

El turno a turno. Gonzaga es un juego de acción simultánea. Todos los jugadores deciden en secreto sus acciones, y cuando lo tienen listo, las van ejecutando, pero el orden lo es todo! ya que otro se te puede anticipar si suelta x carta y te wañea de lo lindo! Veámoslo con más detalle.

Cada jugador tiene frente a sí un tablerillo individual en el que ejecutar sus cartas. Al inicio de cada turno, cada jugador voltea una carta de feudo. Esta carta le dice qué feudo será el que puede colocar en dicho turno. Aquí está el factor azar, puede que a otros jugadores les toque un feudo más molón que el tuyo, o viceversa :P

Acto seguido, es hora de planear las acciones. Para ello, los jugadores deberán elegir 2 cartas de su mano. En la misma, los jugadores tendrán Cartas de Lugar, y Cartas de Acción.

Con las cartas de lugar, los jugadores elegirán dónde colocar su feudo, y con las de acción el cómo colocarlo. Estas cartas de acción son las que dirigen el cotarro, ya que además de decirte si tu feudo puede pisar una ciudad o un puerto, o ambas, también determinarán quién empieza a colocar antes su feudo. Y como imaginaréis, hay multitud de combinaciones y posibilidades.

El aspecto que debe tener tu tablerillo en plena partida, tras haber escogido cartas para el presente turno debiera ser éste:

¿La chicha del juego? Pues más de la que imaginaba al principio. Te tienes que pensar muy mucho qué cartas soltar cada turno, ya que los rivales te pueden pisar las ciudades que quieres. Cuando colocas tu feudo en el mapa, lo puedes hacer de manera que ocupe más de 1 ciudad/puerto, y claro, es fácil intuir que muy posiblemente le estés cubriendo a alguien la ciudad que quiere.
El orden de resolución es vital, y hay muchas triquiñuelas. La carta del Favor Real te permite jugar en primer lugar, pero a costa de deshacerte de 1 anillo. ¿Que qué son estos anillos? fijaos en la base del tablerillo de la anterior foto. Cada jugador tiene 6 anillos, para poder establecer matrimonios. Traduciendo: es una manera en el juego de ocupar una ciudad que ya pertenece a otro jugador. Saber usar estos anillos es importantísimo.

Y hay más cositas que se dejan en el tintero. Los jugadores pueden ganar jugosos puntos si forman alguna Liga Marítima. Usease, controlar al menos 3 puertos de un mismo mar.
Otra regla que da complejidad es que las cartas que usaste en el turno anterior se quedan en la zona intermedia del tablerillo individual, y las recuperas al final del siguiente turno. Es decir, que no puedes usar 2 veces seguidas las mismas cartas. Con esto, ojito a qué cartas han jugado tus rivales, te puede decir mucho sobre qué objetivo persiguen.

Cuando en el juego sólo quedan 3 ciudades/puertos sin cubrir (de las regiones prósperas) se juega un último turno. Tras él, los jugadores revelan sus cartas objetivo y ganan los puntos según cuántas ciudades hayan conseguido. Y como bonus, el jugador que tenga más feudos consecutivos rozándose se lleva 15 puntacos (véis? otro elemento idéntico a Ticket to Ride).

Y eso es todo, contado clarostá por encimilla. Gonzaga es un juego que me ha sorprendido gratamente. Esperaba un rollo familiar, ser de estos con los que no te estrujas el cerebro, y cuán lejos de la realidad. No llega ni de coña a tintes de juego denso, pero tiene agobios y wañas de alto nivel, ya que la interacción entre jugadores es directísima. Y todo aderezado con unos componentes espectaculares, de esos con los que un juego luce desplegado en la mesa.
Tras el tiempo que llevaba detrás de este jueguecillo, he quedado muy satisfecho con la adquisición (matizo que me costó 24 euros de 2ª mano en lugar de los 37 que suele valer nuevo). No es desde luego un juego que vaya a ocupar un lugar top entre mis favoritos, pero no está por debajo del nivel de otros que también me gustan mucho.

Dadle una oportunidad si lo tenéis a tiro, que la merece. Un saludo jugones!

Qué cuco el castillito!